El portal definitivo de los amantes de los clásicos

Feeds RSS Autoclasico Autoclasico en Facebook Autoclasico en Twitter

Eventos

Anuncios

Te interesa

Vespa

vespa

La historia de la Vespa esta marcado por diversas épocas del desarrollo social y cultural, en las que esta conocida moto ha hablado de sí misma al público y se ha ocupado de temas relevantes para la humanidad. Definida como la expresión viva de la contemporaneidad, la Vespa se ha replanteado en forma permanente, marcando la diferencia con sus pares del mercado desde su creación en 1946. Cómo nació exactamente el nombre de La Vespa es algo que no se sabe con certeza, pero la leyenda asegura que surgió de la exclamación del dueño de la empresa Piaggio, Enrico, al ver la propuesta de modelo que le presentó Corradino D´Ascaniole, luego de los cambios solicitados por el propietario. "Bello, sembra una vespa!". Así habría nacido la Vespa, bautizada con el nombre preciso, pues alude a un insecto simpático, individualista, independiente, amante de la naturaleza, pero también peligroso e improductivo, pues no fabrica miel. Se mueve velozmente, sin pausa, por todas partes, casi interpretando aquello que dice la etimología misma de la moto, proveniente de to scoot. Nacida en 1946, la Vespa forma parte de la historia italiana para todos los efectos, partiendo por sus orígenes que la situaron como un ejemplo de estrategia de reconstrucción. Enrico Piaggio poseía una empresa destruida por la guerra y del todo inadecuada a los nuevos tiempos de paz. Sus perspectivas, en un país con una economía inexistente, eran casi nulas. Pero la Vespa fue su verdadero gran descubrimiento: un vehículo para el transporte urbano y también para un pequeño viaje; era la solución individual al problema de la movilización; era la miniatura de posesión motorística, que en otras partes se realizaba con otros medios.

En Abril de 1946, los primeros 15 ejemplares salen del establecimiento de Pontedera. La primera Vespa es un verdadero utilitario de dos ruedas, un vehículo que no parece una incómoda y ruidosa motocicleta, sino que emana ya clase y elegancia al primer vistazo. Más adelante, su producción de cilindrada más pequeña, la Vespa 50, fue acompañada con la ley que permitía manejar sin licencia y sin patente, erigiéndose en el descubrimiento del mundo juvenil. Los primeros síntomas de la contaminación y las fuertes campañas ideológicas en contra de toda forma de daño al medioambiente, llevaron a ver en la Vespa un antídoto.
Por esto se transformó fácilmente en un mito: un mito obrero, un mito de rescate, familiar para las jóvenes parejas, un mito de libertad al interior de una sociedad trabajadora y optimista. Ese mismo mito que se expandió a los periodos sucesivos de la Europa de esos años: la del boom o la de la renovación generacional de los años 60. Todos estos hitos en la historia de la Vespa fueron acompañados de mensajes publicitarios de profundo contenido social y casi anticipos de un sentir "político" común, condimentos más bien insólitos en la historia de la industria italiana. Esta famosa moto también ha estado presente en escenas de gran cantidad de películas de cine y ha sido inmortalizada en millones de fotografías de familia, objetos de compañía y de recuerdos personales y subjetivas aventuras. Testimonio de esto son los miles de Vespa Club que se formaron en el mundo a partir de los años 40: con sus reuniones, sus diarios, sus redes de correspondencia. En 1952, como el prólogo apunta brevemente, España estaba en camino franco de olvidar ya las secuelas de su guerra civil y, como en Italia, necesitaba facilitar el desplazamiento de sus gentes como necesidad para la ampliación de sus industrias. Spartaco G. Boldori Malandri es amigo personal del Sr. Piaggio representante de Fiat en España. No es el Sr. Boldori uno de los escépticos, sino uno de los entusiastas y propone al Sr. Piaggio montaje de una fábrica en Madrid. La idea es aceptada s reservas; pero las ideas necesitan hombres y nombres para convertirse en realidad. Y para que tome cuerpo la propuesta del Sr. Boldori, será decisiva la colaboración de Juan Llado, consejero delegado entonces del Banco Urquijo. El primer director de MotoVespa será Lelio Pellegrini Quarantotti quien, con un extraordinario grupo de colaboradores entusiastas, logra en pocos meses poner en la calle la primera VESPA de 125 cc. en febrero de 1953. En 1969 fue nombrado consejero delegado, y vicepresidente diez años después. En aquellos años, tiene un papel importante, de coordinación con Piaggio y de supervisión el Sr. Del Corso con sus frecuentes visitas a Madrid. Otro nombre importante fue el de Pió Papineschi Magnozzi que, llegado a Moto Vespa como responsable de la Administración en 1952, accedió a director general de Moto Vespa en 1971, en un momento difícil de la Sociedad, hasta que fue nombrado consejero delegado en 1985 y vicepresidente en 1987.

Ya era por entonces presidente del Consejo de Administración José María Rovira Burgada que ocupó la presidencia durante 28 años. La dedicación, el esfuerzo, el interés y la eficacia del S Rovira fueron su guión y su bandera hasta su muerte en 1983. Estos hombres, después del Sr. Del Corso, muerto en 1972 contaron con la valiosa ayuda, comprensión y empuje personal del Sr. Rinaldo Marsano Piaggio, vocal del Consejo de Administración de Moto Vespa, que fue también director general de Piaggio & C.S.p.A. de la que es vicepresidente actualmente. La colaboración técnica, comercial, financiera y de gestión de todo género recibida por su impulso personal durante sus frecuente visitas a Madrid, permitieron a la empresa el verdadero despegue auge de los últimos años de la década de los setenta y primeros del ochenta. Durante todos estos años, al mando de esos hombres, Moto Vespa se consolida como empresa y realidad industrial española, ofreciendo al comprador la satisfacción que éste solicita: mantiene el prestigio de marca, un buen nivel de asistencia al cliente y una buena relación calidad-precio. Y monta una eficaz red de ventas, con entusiastas colaboradores de la marca. En definitiva, crea y administra con atención y prudencia un gran patrimonio de imagen, superando con tesón los momentos difíciles y delicados de su historia. A finales del 1983 Leopoldo Calvo-Sotelo sucede al Sr. Rovira en la presidencia no ejecutiva de Moto-Vespa; pocos meses más tarde Giorgio Brazzelli es nombrado consejero-delegado de Piaggio & Cía., S.p.A; el Sr. Brazzelli se incorpora pronto al Consejo de Moto Vespa y desde él confirma el propósito del grupo Piaggio de reforzar su presencia industrial y comercial en España al amparo de las favorables circunstancias que va a crear la adhesión de nuestro país a las Comunidades Europeas. Y llegamos al 1985, año en que es nombrado director general Gian Cario Sartori Panero, que lleva ocho años en la empresa con diferentes cargos. Este mismo año, comienza una renovación natural de varios puestos de alta responsabilidad ejecutiva de la empresa, con hombres de una nueva generación, que aceptan el desafío de la entrada de España en el Mercado Común demostrando el mismo entusiasmo que sus predecesores mostraron en otros momentos clave de la vida de la empresa, haciéndose así merecedores de ser los "continuadores" de la gran labor iniciada en 1952. Esta renovación se concreta en 1987 con el nombramiento del señor Sartori a consejero delegado-director general, como máximo responsable ejecutivo de la Sociedad.
 

Modelos clásicos de Vespa

Anuncios relacionados

Logotipos

Logotipo Vespa
Seguros para clasicos AxaRaceCoches clasicos EspañaClassic Cover Segurosautoretro
Land Rover Farmall Rieju Bucker Lube Innocenti GMC MZ Nash Horex Solyto Benz Clúa Paton Terrot Ifa Henderson Bimota Abbott Detroit GM Seat Kia Jaguar Rolls Royce Packard Cofersa Alcyon Austin Du Pont Kramer Cord Scania Ebro Renault Sava Laverda Aermacchi Lada Cadillac Autobianchi Volvo Saab Heinkel Bolkow Cremsa Yugo FMR AAC Adler Oldsmobile Aiglon MotoGAC Griffon Lamborghini Volkswagen Mazda Austro Daimler Jeep Dunstall Drysdale Mobylette Morris Fantic Graham Paige Agrati Riley Jensen Soriano Delahaye Cobra Lloyd Lincoln Comtesse Diamant Landini Yamaha Melkus Duesenberg Cicostar Borgward Fuldamobil AC Bricklin Dodge Biscuter De Tomaso Ford Hansa Mercedes Zil CBA Norton Bianchi Minerva Dunelt Allis Chalmers Mahindra De Vaux Motors Hillman Ruxton Mecatecno Opel Gimson Acme Authi TVR Kapi Siata RMH Isuzu Holder Matford Beta Moon Alfa Romeo Abadal Italjet Fablok Zundapp Dnepr Maserati Hela Ancillotti Tata Piaggio SS Simonelli Velosolex Tatra Sunbeam Talbot Muntz Vauxhall Drevon Farman Piper Bentley Mg Sunbeam De Dion Bouton Trabant Avia Lambretta Rover Facel Vega Bizarrini Salmson Ktm Hatz Alvis Vespa Voisin Horch Lancia Lanz AMC Sarolea Messerschmitt Panhard Acura Caterpillar Pegaso Stutz Blackhawk Excelsior Nsu Elig ROA Zastava Edsel Mitsubishi Indian La Licorne Velocette Montesa Pontiac Allard Brough Superior Rene Bonnet Triumph Delage Ducati Magnat Debon Lagonda Ginetta Excalibur Desoto Kissel Alpine Moto Vespa Ajs Subaru Lexus Ardie Brush Aston Martin Puch Fiat Hispano Suiza Hanomag Lola Ural Harley Davidson Hummel Toyota Gilera Motobécane ADD Daimler Milburn Skoda LM Sovra Moskvitch Le Zebre Cessna Calthorpe Cleveland Matra Ligier Chevrolet Suzuki Plymouth Dino Ossa GAC kawasaki Daf Aprilia Sanglas Talbot Simca Durkopp Husqvarna Daewoo Goggomobil Auto Union Buick Pasquali Marcos Bugatti Maybach Essex Royal Enfield Sima Vicent Darracq Austin Healey Raleigh Abarth Buell Villof Venturi Mercedes Benz BH Hudson Harris Orbea Audi Dacia Moto Guzzi Scania Vabis Studebaker Hyundai Datsun Hotchkiss Porsche Bsa CZ Erskine Ahv Ariel Ferrari Jawa Hispano Aviacion Ams Asa Crocker Mv Agusta Munch Bmw ABC Cagiva Man Lotus Dkw Cizeta Nissan Vanden Plas Zeta Honda Benelli Matchless Citroen Fordson Wolseley Bultaco Mini (BMW) Maico Morgan Moto Morini Achice Mochet Derbi Achilles Marmon Kenworth Farmall-Diesel Barreiros DeLorean Spartan Rovin Mack Auburn Chrysler Peugeot Gutbrod
© 2012, Autoclasico así como su imagen corporativa son marcas registradas, todos los derechos reservados